Fulares, mochilas, bandoleras...¿qué portabebés elijo?

Laura Salas

Desde que nació mi hijo pequeño me he propuesto no separarme de él ni un segundo. Cuando nació el mayor tuve que compaginar mi maternidad con un trabajo muy exigente y de jornadas interminables, y eso me causó mucho dolor. ¡Ahora que tengo la oportunidad no puedo despegarme de mi pequeño ni un segundo!

¿Y por qué cuento todo esto? Porque una de las tendencias que, por suerte, cada vez son más comunes, es la de usar portabebés. Puede que en ciertas ocasiones un carrito sea lo mejor, pero la comodidad de poder llevar a tu hijo sin cargar con ningún trasto, unido a la maravillosa sensación de estar junto a él, hacen que no me arrepienta ni un día de haberme hecho con una buena provisión de portabebés.

Consejos para elegir un buen portabebés.

Los modelos de portabebés más adecuados para cada etapa

Si tú también estás pensando en adoptar esta costumbre puede que te ocurra como a mí, y te asalten las dudas sobre qué portabebés elegir. Hay muchos modelos y diseños, así que vamos a comentar algunas opciones.

- Bandoleras: las bandoleras portabebés son bandas de tela elásticas cuya forma se adapta al bebé y le proporciona protección. Gracias a esa elasticidad son la mejor opción para bebés recién nacidos y durante los primeros meses, si bien no lo recomiendo a partir de los 10 kilos de peso del niño, porque resultan menos prácticos y pueden dar problemas de espalda. ¿Qué marcas me gustan? Suppori y Wallaboo, que rondan los 40€, tienen la combinación perfecta de sencillez y seguridad.

- Fulares: ¡ay, el mundo de los fulares portabebés! Son tantas sus ventajas que podría dedicarles un post sólo para ellos. Duran muchísimo tiempo, se adaptan al crecimiento del niño y pueden atarse de mil formas diferentes para variar de postura y no forzar la espalda. ¿Otra ventaja? Puedes elegir entre cientos de diseños, a mí me gustan la elegancia de ByKay, la variedad de diseños “hippies” de Amazonas y los preciosos fulares de Dolcino.

- Mochilas y marsupios: las mochilas portabebés son la opción más conocida, y su eficacia se basa en que son fáciles de usar y rápidos de colocar. No se adaptan tan bien como el fular al niño, pero ofrece mucha seguridad y también tiene una vida útil muy larga. Respecto a las mejores marcas, BabyBjörn y ERGObaby son algo más caras, sobre los 120-140€, pero ofrece grandes resultados, y también tienen modelos más económicos. Caboo y Babymoov tienen mochilas más económicas y que también me gustan.

¡Ya no tienes excusas para no portear! Cuéntame qué portabebés es tu favorito, ¿qué método te convence más?

Laura Salas. Mamá Ahorradora