Cómo proteger la piel del bebé recién nacido

Si creemos que nuestra piel es delicada, no podemos imaginar cómo es la piel de un recién nacido. Su sensibilidad es extrema debido a que carece de protección frente a los agentes externos una vez que les lavamos o bañamos por primera vez.

Utilizar productos con pH neutro, evitar la exposición solar, utilizar ropas de algodón y evitar roces con los pliegues de la piel son algunas de las medidas que debemos tomar para proteger la piel del bebé.

Cómo es la piel del bebé recién nacido

4 consejos para cuidar la piel de un bebé recién nacido

1. Los niños nacen con una sustancia predominantemente grasa que se denomina vérnix caseosa y que tiene muchas funciones, entre otras la de proteger al niño de la deshidratación e incluso de las infecciones del ambiente que lo rodea. En este sentido, parece que es conveniente mantener esta sustancia grasa en contacto con la piel del niño los primeros días después de nacer. Así que conviene esperar varios días, además esta sustancia va desapareciendo poco a poco sin necesidad de lavarla.

2. Para mantenerla en buen estado, conviene bañar al niño con jabones neutros, y la frecuencia dependerá del consejo de cada pediatra y del criterio de cada madre. Siempre se deben utilizar líneas infantiles, que están específicamente creadas para proteger la piel del bebé, como la pasta al agua de Eryplast.

3. En cuanto a la hidratación, es conveniente hidratar la piel del bebé con una crema hidratante sin perfumes y específica para el bebé. Siempre es recomendable usar los productos que recomiende el pediatra o el dermatólogo que visita frecuentemente a ese niño.

4. Es necesario que la persona que toque al bebé tenga las manos limpias y, por supuesto, si tiene algún tipo de infección transitoria como un herpes simple, una afección muy frecuente en los adultos.

Relacionados

0 comentarios